Constructora en California Enfrenta Multas por Discriminación Laboral

SAN JACINTO, CALIFORNIA – Un juez federal ha confirmado la conclusión del Departamento de Trabajo de EE.UU. de que una empresa constructora de Nebraska, operando en el sur de California, discriminó deliberadamente a trabajadores estadounidenses al traer empleados mexicanos bajo falsos pretextos. Estos trabajadores fueron mal pagados y expuestos a riesgos de seguridad y salud en condiciones de alojamiento inadecuadas.

La Oficina de Jueces de Derecho Administrativo del departamento ordenó a Randy y Kary Christo, propietarios de R&R Christo Construction LLC de Fremont, pagar $288,719 en salarios atrasados a 43 trabajadores agrícolas y $63,813 en multas por discriminación laboral. La División de Horas y Salarios del departamento confirmó que la empresa presentó órdenes de trabajo que tergiversaban los términos.

El juez determinó que el empleador se benefició explotando a los trabajadores H-2A vulnerables. Al tergiversar la naturaleza del trabajo, R&R Christo Construction discriminó contra los trabajadores de construcción estadounidenses.

R&R Christo Construction discriminó a los trabajadores estadounidenses y no cumplió con los requisitos legales para emplear trabajadores agrícolas extranjeros”, afirmó Rafael Valles, subdirector distrital de la División de Horas y Salarios en West Covina, California. “El desprecio flagrante por los requisitos y el abuso a trabajadores mexicanos vulnerables es inexcusable”.

La situación salió a la luz tras un referido de Cal/OSHA, motivado por una investigación sobre las lesiones de un trabajador H-2A que cayó de un techo. Los investigadores federales descubrieron que el trabajador lesionado era uno de los muchos empleados de R&R Christo Construction prestados ilegalmente a subcontratistas de techado para obtener ganancias adicionales.

Además de las violaciones del programa H-2A, la división descubrió que R&R Christo Construction negó a los empleados el pago de horas extras por trabajo realizado más allá de las 40 horas semanales. En promedio, los empleados de R&R trabajaban hasta 60 horas por semana. Según la ley de California, los empleadores deben pagar tarifas de sobretiempo por horas trabajadas más allá de ocho al día y 40 a la semana. Los empleadores no pueden pagar a los trabajadores H-2A menos de lo que exigen todas las leyes aplicables.

Los investigadores también encontraron que Randy y Kary Christo alojaron a los trabajadores en viviendas deficientes a menos de 500 pies de ganado y en condiciones de hacinamiento, con hasta 11 camas en una sola habitación. Además, no cumplieron con los requisitos de seguridad H-2A al transportar a los trabajadores en un vehículo con cinturones de seguridad insuficientes e inoperables.

R&R Christo Construction explotó deliberadamente a los trabajadores y manipuló el sistema tergiversando ilegalmente los elementos cruciales del programa H-2A”, añadió el procurador regional Marc Pilotin en San Francisco. “Las acciones ilegales de este empleador también negaron oportunidades laborales a los trabajadores estadounidenses”.

Cualquier trabajador afectado por las acciones ilegales de este empleador debe comunicarse con la División de Horas y Salarios de inmediato para recuperar los salarios adeudados.

CONTÁCTENOS HOY
PARA UNA EVALUACIÓN
GRATUITA DE SU CASO

Al enviar este formulario, doy mi consentimiento para recibir mensajes de texto y correos electrónicos de Labor Law Advocates. También reconozco que contactar con Labor Law Advocates a través de este sitio web no crea una relación abogado-cliente, y cualquier información que envíe no está protegida por el privilegio abogado-cliente.

MANTENTE CONECTADO

ARTÍCULO DESTACADO

SÍGUENOS

Copyright © 2024 LABOR LAW ADVOCATES. Todos los Derechos Reservados.

Envíenos un mensaje

Al enviar este formulario, doy mi consentimiento para recibir mensajes de texto y correos electrónicos de Labor Law Advocates. También reconozco que contactar con Labor Law Advocates a través de este sitio web no crea una relación abogado-cliente, y cualquier información que envíe no está protegida por el privilegio abogado-cliente.